Home

Noticias

Congreso de la República condecoró al rector de Universidad del Valle

No hay comentarios noticias

El rector de la Universidad Iván Enrique Ramos Calderón recibió la Orden del Congreso de la República en el grado de Caballero, ayer martes 16 de diciembre de 2014, en un acto realizado en el Salón de la  Constitución del Capitolio del Congreso, en Bogotá.

La Orden fue impuesta en reconocimiento a su labor educativa y amplia trayectoria profesional. El rector Ramos Calderón ha estado dedicado a la vida universitaria durante 38 años, con más de 100 publicaciones en revistas especializadas en el área de gestión tecnológica y en el tema de dirección universitaria, proyectando una imagen de excelencia por su valioso aporte educativo en beneficio del Pacífico colombiano, con el fin de contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de la comunidad.

La condecoración fue impuesta por el Senador de la República Edinson Delgado, quién dijo que el doctor Ramos Calderón es un digno ejemplo de resaltar.

Así mismo, exaltó su desempeño laboral como Jefe de Departamento de Electricidad, Director de los programas académicos de Tecnología en Electrónica y de la Especialización en Computadores y Sistemas Digitales, Vicedecano Académico y Vicedecano Curricular y de Extensión de la Facultad de Ingeniería; también fue vicerrector académico, y ha ejercido la Rectoría de la Universidad del Valle.

El senador Edinson Delgado sostuvo que el doctor Ramos Calderón le ha dado un gran impulso a la institución, ubicándola en un sitial de honor en el país.

La Orden del Congreso de Colombia en el Grado de Caballero se impone a nombre del pueblo Colombiano a los ciudadanos que se han distinguido por su vocación de servicio al país.

Palabras del Dr. Iván Enrique Ramos Calderón, Rector de la Universidad del Valle al recibir la Condecoración “Orden del Congreso en el Grado de Caballero” a petición del Senador Edinson Delgado Ruiz.
(Diciembre 16 de 2014)

Honorable senador Edinson Delgado Ruiz, honorables senadores y representantes, querida familia, Nubia, Irene, Iván Darío, Cyril, Carlos Andrés, que no pudo acompañarnos, compañeros de trabajo y a la vez amigos, aprecio mucho que hubieran podido acompañarme en este acto de mucho significado para mí, para mi familia y para la Universidad del Valle, Institución a la que le he dedicado más de la mitad de mi vida y mis mayores esfuerzos.
Este reconocimiento que me otorga esta noche el honorable Congreso de la República, por solicitud del honorable senador Edinson Delgado Ruiz, y respaldada por toda la bancada vallecaucana y el Congreso, lo recibo con humildad, más que a título personal, como un reconocimiento a nuestra Universidad del Valle, el Alma Mater de los vallecaucanos, que le sirve a la región y al país. Y es que no puede ser a título personal, porque los logros son el resultado de una construcción colectiva, en la que todos y cada de los colaboradores cercanos, aquí presentes, y de la Universidad en su conjunto, han aportado para hacer de nuestra Institución una referencia en formación de alto nivel, en investigación y transferencia, en proyección social, en capacidad de recuperación y en calidad. Es un trabajo bien hecho del cual nos sentimos muy orgullosos y seguro que ustedes también lo están.
Más meritorio aún, es el hecho de que este reconocimiento venga de quienes conocen en profundidad lo que la Universidad del Valle hace por la región y sus gentes: ustedes señores congresistas, que con su trabajo permanente en la comunidad, conocen los resultados de esta importante labor. Por ello, los logros también son de todos ustedes, porque sin su apoyo decidido en la búsqueda de fuentes de financiación y recursos frescos para inversión, no seríamos hoy la institución relevante que es y cuya evidencia más próxima es el haber obtenido, de parte del Ministerio de Educación Nacional, la renovación de la acreditación institucional de alta calidad por diez años, el
máximo tiempo que se otorga a una institución en nuestro país y que la hace  parte del Triángulo de Oro de la educación superior en Colombia, conjuntamente, con la Universidad Nacional y la Universidad de Antioquia. Hemos correspondido a sus esfuerzos y a su apoyo.

Estimados congresistas ustedes bien saben que el tema de la paz y la gestión negociada de los conflictos armados en curso, es, sin lugar a duda, una de las preocupaciones principales de la Universidad Colombiana y de la Universidad del Valle, en particular. Las Universidades no nos quedamos en la reflexión, estamos dispuestas a avanzar en acciones que de manera coherente, den sostenibilidad al proceso y, en gran medida, incidir de manera indirecta para remover la violencia estructural como factor de perturbación, de modo que ayude a salvar muchas vidas, se eviten los daños a la población civil y a la infraestructura y se liberen cuantiosos recursos fiscales para dedicarlos a la modernización, a la equidad y al progreso de las diferentes sectores y regiones del país. Cuenten con sus universidades que en ellas tienen un gran potencial para imaginar ese nuevo país que estamos esperando y que todos nos merecemos, una Colombia de oportunidades, civilista y respetuosa de los derechos humanos.
En todo este transcurrir de mi vida profesional y académica, mi familia ha sido y es fundamental; sin su apoyo y comprensión no hubiera podido avanzar en los grandes propósitos de servir a la comunidad desde la Universidad y para la Universidad. Sé que han sido muchos los momentos en que debería estar en casa y no he podido estar presente, afortunadamente, Nubia, mi señora, se encargó de suplirme y lo ha hecho de una manera inmejorable y única, dedicada a nuestros hijos de tiempo completo. Los quiero mucho.
Les reitero mi agradecimiento por este gesto desinteresado de reconocer una trayectoria y un trabajo de un equipo en el cual están todos ustedes y muy especialmente, mi familia.
Muchas gracias.