Home

Noticias

Descubriendo la biodiversidad colombiana

No hay comentarios noticias

Dolabellopsocusroseusoides

La Joven Investigadora del Grupo de Investigaciones Entomológicas- GIE del Departamento de Biología, Nadia R. Calderón Martínez presenta nueve especies descubiertas en el Parque Nacional Natural Gorgona y Valle del Cauca.

54.871 es el número de especies registradas en el Global Biodiversity Information Facility -GBIF  (Servicio Mundial de Información sobre Biodiversidad), según indica el Sistema de información sobre Biodiversidad de Colombia – SIB. Pero esta cifra es apenas la punta de iceberg de la diversidad biológica colombiana, pues según el portal, solo está registrado el 9.9% del total de especies de insectos que habitan el territorio nacional, sin contar los demás grupos biológicos ni taxonómicos.

Pero registrar una especie es solo uno de los pasos dentro del quehacer de la taxonomía y tal vez el más sencillo, el trabajo “duro” se hace con los ojos pegados del estereoscopio, observando, tomando medidas, comparando y finalmente nombrando y describiendo esa nueva especie.

Nadia R. Calderón Martínez, bióloga de la Universidad del Valle participa actualmente del programa de becas “Jóvenes Investigadores” de COLCIENCIAS y hace parte del Grupo de Investigaciones Entomológicas – GIE – (Categoría A1), liderado por el profesor Ranulfo González, entomólogo e investigador de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas de la Universidad del Valle.

Junto con el profesor González y Alfonso N. García Aldrete, del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México, Calderón presentó el pasado mes de noviembre, en la revista Zootaxa, el artículo Descriptions and records of Cladiopsocidae and Dolabellopsocidae (Insecta: Psocodea: ‘Psocoptera’) from Valle del Cauca and National Natural Park Gorgona, Colombia, donde presenta la descripción de 9 especies nuevas de Psocopteros de las familias Cladiopsocidae y Dolabellopsocidae, descubiertas en el Parque Nacional Natural Gorgona y el Valle del Cauca. De la primer familia hicieron un nuevo registro para el país e identificaron 4 especies nuevas, en la segunda familia identificaron dos géneros: Isthmopsocus, con 2 especies nuevas y Dolabellopsocus, con 3 nuevas especies y 2 registros. De esta manera, el GIE, está contribuyendo actualmente con la descripción de 37 especies nuevas de un grupo en el cual solo eran conocidas 76 especies en Colombia.

Los Psocópteros son pequeños insectos, de menos de 6 milímetros que se conocen comúnmente como piojos de los libros  y de las cortezas de los árboles. Los Psocópteros están emparentados con parásitos de aves y mamíferos, pero aquellos, como los descubiertos por Nadia y sus tutores, viven de manera libre en ambientes naturales y a veces domésticos. Usualmente son de colores grisáceos, marrones oscuros o amarillentos, de cuerpo blando, con antenas largas y dos pares de alas membranosas y transparentes, aunque algunas especies carecen de ellas. Habitan en los troncos de los árboles donde hay presencia de líquenes y musgos.

Estos descubrimientos se enmarcan en el desarrollo de un proyecto de reconocimiento de la biodiversidad colombiana que inició en el 2007, cuando el Grupo de Investigaciones Entomológicas liderado por el profesor González empezó a documentar la riqueza biológica de los Psocópteros en las regiones descritas. El trabajo de los investigadores permite tener un mejor entendimiento de la diversidad biológica del Valle del Cauca y el PNN Gorgona, toda vez que documenta estas especies que habitan el territorio colombiano y cuya existencia se desconocía. Estas investigaciones han contribuido al notable incremento del conocimiento de la biodiversidad de los Psocopteros neotropicales, y se podría asegurar que hoy en día Colombia es el país del hemisferio occidental más megadiverso en especies de este grupo, conociéndose más de 300 especies, de las cuales se calcula que falta al menos un 80% por describir, tarea que el GIE piensa realizar en los próximos años.

El programa Jóvenes Investigadores permite que profesionales jóvenes establezcan vínculos con grupos y centros de investigación y desarrollo tecnológico que los involucre en sus actividades, de esta forma el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación promueve la apropiación de los métodos y los conocimientos del quehacer científico y tecnológico, orientados por la metodología de “aprender haciendo”.

Fuente: Universidad del Valle