Home

Noticias

Economía colombiana seguirá en crisis

No hay comentarios noticias

En Colombia, predomina el empleo informal, en términos netos se está destruyendo el empleo formal y la capacidad de compra está disminuyendo, a pesar de que el empleo este aumentando.

Se han visto algunos procesos de recuperación, pero aún no se alcanza el nivel de actividad económica que teníamos anteriormente. Es muy probable que este año tengamos una contracción del producto interno bruto del orden hasta del 6%.

Estas son algunas de las reflexiones del Doctor (PhD.) en Economía y Ciencias Políticas de la Universidad de Londres Carlos Humberto Ortiz Quevedo, en el programa ‘Sanemos Juntos’ que transmite la Emisora Univalle Estéreo.

El país ha sufrido un choque de oferta y demanda que ha dejado impotente a las firmas, empresas y trabajadores y se ha manifestado en una destrucción de empresas y empleo de manera significativa, probablemente vamos a tener una crisis económica hasta el 2021 ó 2022.

“Mientras que las tiendas, el transporte y la agricultura que hacen parte del sector de abastecimiento, han seguido funcionando; en Cali, el sector cultural, artístico y de diversión, que implican actividades masivas como los bares, discotecas y la feria, son los más afectados y no existe una perspectiva clara de que la pandemia vaya a ceder para que este tipo de actividades se vuelva a recuperar” es una característica que los economistas llaman histéresis.

Para el caso de Colombia con base en libros, artículos, publicaciones he determinado 6 factores fundamentales que inciden en el crecimiento.

La acumulación de factores productivos, acumulación de capital fijo, humano, infraestructura, los determinantes del crecimiento de la productividad multifactorial es decir, los que hacen que los factores produzcan cada vez más y allí es muy importante que el país se diversifique y que la capacidad de compra aumente, este es un factor al cual los neoliberales le dan muy poco peso porque creen en la conocida ley “toda oferta crea su propia demanda”, y por último es muy importante que el país esté en paz y sienta que los riesgos de la inversión son bajos para poder crecer.

El ingreso solidario ha sido muy poco y ha tenido una cobertura muy baja, 160 mil pesos es el 18 % del salario mínimo, sin contar costos del transporte, y solamente a cubierto a 2’600 mil personas, sin embargo, existen 9 millones de familias en situación frágil y si ampliamos esa cita a los desempleados e informales, serian 13 millones de personas.

He venido insistiendo en la importancia de una renta básica para los más frágiles, porque es fundamental recuperar la capacidad de compra, ya que sin esto las empresas tampoco pueden vender, ni funcionar. Si no permitimos que las personas tengan una capacidad de compra o dejen de endeudarse, la recuperación económica se va a demorar mucho más.

“Como economista, pienso que el golpe de la pandemia hubiese sido menor y no se tendría que llegar a estos niveles de desempleo, el auxilio tenía que ser por lo menos la mitad del salario mínimo y para 9 millones de familias, pero en ese sentido el gobierno ha quedado corto como se puede ver en las cifras”, afirmó Carlos Humberto Ortiz Quevedo, docente del Departamento de Economía de la Universidad del Valle.

El catedrático dijo que “Se dice que el país ha sido gobernado desde una lógica neoliberal, pero realmente parece que se ha protegido a las empresas oligopólicas y monopólicas ya que en gran parte la actividad productiva es desarrollada por empresas que no son competitivas”.

“Es cierto que el Gobierno está maniatado por una serie de acuerdos comerciales que se han venido firmando durante unos 20 años, con todos los países, en el cual se argumenta que la papa se produce más barata en el extranjero, pero evidentemente nuestros campesinos son los que van a sufrir.

Si tuviéramos un gobierno que estuviera preocupado por la gente, habría la posibilidad de hacer cosas, a pesar de que tengamos tratados de libre comercio, siempre existe la posibilidad de cláusulas de salva guarda, y en ese momento hubiera sido muy importante que el gobierno recurriera a esas cláusulas para proteger el campo y así los campesinos tuvieran ingresos”. Explicó el economista Ortiz Quevedo.