Home

Noticias

Mención de honor para Biotec en ‘Gran Premio a la Innovación Social de Allianz’

No hay comentarios noticias

Agencia de Noticias Univalle

En el marco ceremonial del ‘Gran Premio a la Innovación Social de Allianz y SEMANA’, la Corporación Biotec recibió por parte del jurado una mención de honor por su proyecto de aprovechamiento de residuos, el cual fue escogido como uno de los doce finalistas de este certamen que tiene como objetivo incentivar una cultura de innovación en Colombia, a través de la visibilidad de iniciativas en diferentes frentes que incorporen un elemento innovador y que beneficien al sector social.

La Universidad del Valle y la Corporación BIOTEC sostienen desde hace varios años un convenio de cooperación interinstitucional para desarrollar proyectos alrededor de la biotecnología y áreas vinculantes como la bioingeniería, biomedicina, medio ambiente,  cambio climático, agricultura y agroindustria.

A continuación la descripción del proyecto publicada por la revista SEMANA.

Corporación Biotec, a la vanguardia en innovación

Lo que antes era considerado basura o desperdicios del sector agrícola, ahora se convierte en productos con valor agregado gracias a la Ciencia, Tecnología e Innovación (CTeI). Esta propuesta fue una de las 12 finalistas del Gran Premio a la Innovación Social de Allianz y SEMANA.
Hacer ciencia de alto impacto aquí no es fácil. Desafortunadamente, el país se encuentra todavía muy lejos para a hacer de esta rama del conocimiento una herramienta importante para el desarrollo y crecimiento nacional. Pese a esas dificultades hay personas e institutos que le apuestan a la Ciencia, Tecnología e Innovación (CTeI). Es el caso de la Corporación Biotec, un centro de investigación con 25 años de experiencia que trabaja en el Valle del Cauca para encontrar maneras de innovar en la cadena productiva en la agricultura.
Al frente de este proyecto se encuentra la profesora Myriam Sánchez, una mujer que se define como gestora del conocimiento y apasionada por la biodiversidad y el talento humano de Colombia. “A nosotros nos gusta la investigación científica, pero no para realizar publicaciones, sino para medirla en el impacto que pueda generar en la sociedad. Todo esto nos ha llevado a analizar las riquezas naturales de nuestro país”, asegura.
Junto a ella trabaja un grupo de talentosos y jóvenes científicos que articulan sus conocimientos con los saberes empíricos y tradicionales del campo colombiano. Sus estudios al respecto los llevó a encontrar que no se ha valorado el potencial de los desechos agroindustriales. Por esto decidieron emprender con el proyecto Ingredientes Naturales, una fórmula disruptiva que le da valor agregado a la biomasa residual de los cultivos, al crear a partir estos suplementos dietarios, vitamínicos o productos cosméticos.

En este momento Biotec utiliza las hojas de guanábano, la cáscara de piña y de chontaduro, residuos que tradicionalmente se desechan en la cadena de producción para desarrollar artículos de consumo masivo. En el caso de las hojas de guanábano crearon un extracto estandarizado ideal para la industria de suplementos o la fitoterapéutica, ya que esta planta tiene propiedades antioxidantes, benéficas para el sistema inmunológico e incluso antitumorales.

La decisión de trabajar con la biomasa residual y de aplicarle una transformación basada en la CTeI es un aporte invaluable a la economía de la región, pues crea valor agregado a los desechos de los cultivos de la región. En otras palabras, es maximizar la producción agrícola. Para el caso de la cáscara de piña, el equipo de Biotec creó un extracto hidroglicólico que ayuda a reparar y humectar la piel y el cabello. Por el lado del chontaduro, de los cultivos de segunda y de los residuos de pelado, usualmente desperdiciados, se hace una pasta emulsionada.

Productos como estos, caracterizados por una alta diferenciación con el mercado tradicional, le permiten al campesino participar en una cadena de transformación industrial. Eso sucede con la pasta de chontaduro, utilizada para fabricar galletas y dulces o como suplemento para personas diabéticas o para combatir la desnutrición en poblaciones vulnerables, gracias a sus micronutrientes.

Ingredientes Naturales también se ha convertido en una solución directa para los agricultores. Carlos Arenas, propietario de la Granja San Antonio en La Unión y aliado de la iniciativa con el guanábano, señala que “en poco tiempo tendremos una bonanza de cultivo de hoja que será una opción para generar más ingresos o para sustituir cultivos ilícitos”. Eduardo Enciso, director científico del proyecto, asegura que además de esos tres residuos agrícolas han adelantado investigaciones con otros 30 que podrían convertirse en productos de alto valor agregado sin necesidad de competir con la cadena alimenticia.

El trabajo de Myriam Sánchez ha permitido generar una alianza estratégica entre el campesino, la industria y la biotecnología. Es por esta razón que, a pesar de las dificultades económicas para fomentar la ciencia en el país, ella continúa en la búsqueda de aliados y se ha ganado la confianza de instituciones como la Universidad del Valle o la Gobernación del departamento.

Esta propuesta ha demostrado las oportunidades económicas que brinda la gran cantidad de biomasa residual que no se usa, así como la necesidad de crear cadenas productivas basadas en CTeI. Ingredientes Naturales también aporta a la estandarización de los cultivos, lo que a su vez lleva tecnificación al campo y reduce el uso de los pesticidas.

Actualmente, Biotec ha llegado a unas 54 regiones del país con sus investigaciones y se está preparando para crear una empresa spin-off que comercialice los productos y suplementos en Colombia y en mercados internacionales como el de Estados Unidos.

*En la foto: Eduardo Enciso Colaborador y Myriam Sánchez Directora de la corporación Biotec. Premio a la Innovación social Allianz. Cali Febrero 12 de 2021. Fotografía: Juan Carlos Sierra-Revista Semana. – Foto: Foto: Juan Carlos Sierra-Revista Semana.