Un premio inesperado | Univalle Estéreo

Noticias

Noticias

Un premio inesperado

No hay comentarios

El correo electrónico no contenía mayores detalles. -Cordialmente le invitamos a ‘La Noche de los Mejores’,(….) por favor confirmar asistencia-. Paola, quien no había escuchado antes de aquel evento, hizo una veloz consulta en su buscador: “Una gala para exaltar a los mejores estudiantes e Instituciones de Educación Superior del país”, encontró que decía una minúscula publicación del Ministerio de Educación.

Sin saber muy bien de qué se trataba o por qué la estaban invitando, menos aún sin saber si eventualmente podría viajar hasta Bogotá, Paola confirmó su asistencia. -Unos cuantos días de descanso no me vienen mal- pensó, -Podría conseguir los pasajes con la Universidad-

Días más tarde, la estudiante de último semestre de Biología de la Universidad del Valle recibió una llamada:

– ¿Paola Andrea Asprilla Carabalí?-

– Si, con ella ¿quién habla?-

– Hola Paola, te llamamos de Ministerio, ¿contamos con tu presencia en el evento?-

– Aún no lo sé, creo que no voy a poder estar presente, no he tramitado los pasajes-

– Eso no es un inconveniente. Tu reservación en el hotel ya está lista, pronto llegarán los tiquetes. Entonces, ¿contamos con tu presencia?-

Sin oportunidad para abandonar la conversación, y sin intenciones de prolongarla por mucho más tiempo, Paola aceptó -Perfecto, allí estaré-, dijo mientras una sonrisa profunda se le dibujaba en el rostro. -Está bien, te esperamos-, replicó la voz al otro lado del teléfono antes de colgar.

***

Paola ignoraba lo que estaba por suceder, tanta insistencia por parte del Ministerio para tenerla como invitada en la gala no le pareció sospechosa, estaba allí en compañía de otros 20 jóvenes que al igual que ella habían sido invitados al evento, pero ninguno con tanta persistencia. -Vamos a hacer el ensayo para esta noche-, dijo una mujer desde el entablado del teatro Jorge Eliecer Gaitán. – Llamarémos en un orden específico, por favor recuérdenlo -.

Pasaron los cinco primeros, a los pocos minutos cinco más subieron al entablado, Paola esperaba atenta a que pronunciarán su nombre, presta a levantarse de su butaca. Pero llamaron a cuatro jóvenes más y su nombre no se dejó escuchar. -Ahora-, interrumpió la mujer, -Pasarán al frente los ganadores del premio José Francisco Socarrás, aquellos que obtuvieron los mejores resultados de las pruebas Saber Pro-.

Paola miró a su izquierda y contó cinco cabezas, -conmigo son seis-, dijo en voz baja, -¿seremos nosotros?- La mujer guardó silencio por unos segundos, revisó su libreto y continuó con las llamadas. -Paola Andrea Asprilla Carabalí, premio José Francisco Socarrás, mejor Saber Pro en Biología-.

De la Universidad del Valle también recibieron el premio Francisco Socarrás, por sus resultados en el examen Saber Pro, la estudiante de Medicina Angela María Miller y Yeison Sosa Londoño en Historia.

****

Fue gracias a un profesor apasionado que Paola se decidió a estudiar biología. Había ingresado al ‘Plan Talentos’ que ofrecía la Universidad del Valle persiguiendo su sueño de estudiar Medicina, pero al escuchar hablar a su profesor sobre las maravillas del mundo natural y lo complejo e inmenso de los sistemas microcelulares, una cálida sensación la tomó por sorpresa implatándole una fuerte idea en la cabeza: debía ser Bióloga.

En tercer semestre, luego de atravesar una seria crisis en la que pensaba que no servía para la carrera que había escogido, tuvo su primer salida de campo a Bahía Málaga, lugar donde redescubrió la pasión que sentía por lo suyo. “Ese día supe que no me había equivocado. Tener contacto en campo con tantas especies, verlas tan de cerca, tener la oportunidad de hacer serias apreciaciones sobre ese mundo me llenó de energía y ganas. Desde allí no he pensado en abandonar”.

Los primeros años de la carrera fueron un reto. Paola había sido la mejor estudiante de su colegio, todas sus calificaciones eran de cinco y obtuvo varios reconocimientos académicos, sin embargo, al llegar a las aulas de la Universidad Paola supo que el nivel de exigencia era exponencialmente superior, “En un inicio pasaba tardes enteras en la biblioteca estudiando, enclaustrada en medio de los libros. Pero eventualmente llegué a la conclusión de que estaba perdiendo vida,y la academia es muy importante, pero las relaciones y las actividades que se establecen en ella, y por fuera de ella por supuesto, también son muy significantes. Solo es necesario aprender a distribuir los tiempos”.

Durante su paso por la Universidad, Paola no obtuvo ningún estímulo académico, sin embargo está convencida de que lo importante es demostrarse, como un reto personal, que se han adquirido los conocimientos de manera efectiva. Actualmente, Paola hace parte del Grupo de Investigación en Procesos Avanzados de Oxidación, GAOX de la Universidad del Valle, adelantando su proyecto de investigación en diversidad genética y rol de las bacterias fijadoras de nitrógeno en ecosistemas naturales y construidos.

“Una vez me gradúe, cuento con la opción de viajar a la Universidad de Oklahoma a perfeccionar mi inglés y muy posiblemente, a adelantar una pasantía en su laboratorio de biología molecular”, dice Paola.

Recientemente, Paola fue nominada al premio “Afrocolombianos del Año 2016” en la categoría ‘Joven’, una distinción que otorga el diario El Espectador y la Fundación Color de Colombia. “Aunque es evidente que quiero ganarme el reconocimiento, con la nominación me doy por bien servida. Con todos estos logros alcanzados en 2016 quiero servir de ejemplo para todos aquellos niños y jóvenes de mi comunidad que piensan que no son capaces de hacer las cosas. Quiero que sepan que si es posible, y que en un futuro lleguen a superar todos los obstáculos”.

Fuente: Agencia de Noticias Univalle

Danos tu comentario