Home

Noticias

Unkua pay, Univalle

No hay comentarios noticias

Agencia de Noticias Univalle

En la pasada ceremonia solemne de grados recibieron su título profesional cerca de 20 estudiantes indígenas que ingresaron a la Universidad del Valle bajo condiciones de excepción. Este es el testimonio de María Isabel Ullune, la nueva licenciada en literatura.

Una salva de aplausos retumbó en el Coliseo Alberto León Betancur en la ciudad universitaria de Meléndez, dos mil personas le daban así su reconocimiento a la nueva licenciada en literatura. María Isabel, vestida con el colorido atuendo de la comunidad Misak, caminó hacia la mesa principal a recibir su diploma.

Desde la tribuna, su hija de dos años, emocionada la veía a lo lejos. Su figura se distinguía entre cientos de trajes negros del ceremonial. Su traje conformado por un anaco blanco (falda), un rebozo rosado y el tampal kuarí (sombrero) adornado con bellos tejidos, la distinguían del resto de graduandos. Su esposo y toda la familia vieron alborozados la ratificación de un sueño: una nueva profesional en la casa de los Ullune Tunubala.

María Isabel Ullune, la nueva licenciada en literatura de la Universidad del Valle, ejerce como maestra desde hace algún tiempo en una comunidad rural de Guambía Municipio de Silvia, Cauca, zona de donde es oriunda. Para ella, enseñarles las primeras letras a los niños de su comunidad representa también un aprendizaje constante, “el proceso de enseñanza-aprendizaje enriquece al maestro, ellos –los niños y niñas- tienen mucho para darnos” menciona minutos después de concluir la ceremonia mientras sonríe con su hija en brazos y posa para las fotos junto a su familia y su esposo.

Para Ana Calambás, suegra de María Isabel, “ha sido una gran lucha para que ella saque adelante sus estudios. Estamos todos muy felices en las familias por este logro. El hijo mayor terminó ya su carrera acá y el menor también estudia aquí en la Universidad del Valle; esperamos que logre graduarse. Le doy mis gracias a la Universidad”.

A cientos de kilómetros de Cali, una veintena de niños Misak, nombre con el que se designa a la “gente del agua, del conocimiento y de los sueños”, esperan ver pronto a su profesora para que les cuente una nueva historia en namui wam, la lengua que comparten. Esta vez cuando el grupo de niños vuelva a encontrarse con ella en las clases, la maestra ostentará su título de licenciada, un peldaño en la carrera profesional y docente que no solo le permitirá mejorar su condición de vida, sino también la de su amada comunidad.

Por todo esto desde los territorios del sur de Colombia, Misak egresados, estudiantes de Univalle y miembros de esa comunidad presentarán un UNKUA PAY, Univalle (Gracias, Univalle).

Junto a María Isabel se graduaron el sábado 9 de julio veinte profesionales pertenecientes a diversos pueblos originarios de Colombia. Actualmente, en Univalle estudian varios centenares de jóvenes indígenas. La institución fue la primera en Colombia en tener y reconocer un Cabildo Indígena Universitario propio. Aspectos como este hacen que sea considerada una de las universidades más incluyentes del país.